La roca viva en acuarios de arrecife Revista corales y marinos

La roca viva en acuarios de arrecife o acuario con sólo peces marinos

Se llama roca viva a la roca procedente de los arrecifes coralinos, en las que están incrustadas algas, esponjas, gusanos plumíferos, copépodos, y una miríada de vida microscópica. Su superficie es ideal para que en ella proliferen las bacterias nitrificantes, y en su interior, en las zonas a las que llega poco oxígeno, las bacterias denitrificantes que serán de gran ayuda para el principal problema que tendrá para mantener en buen estado un acuario de arrecife y en menor medida de peces de agua salada, que es la de mantener baja la concentración de nitratos en el agua, en este caso si dispone de los filtros Hydra, estos los rebajan considerablemente, pero no totalmente. Analizaremos esta materia en profundidad más adelante. La roca viva es una continuada fuente de copépodos y zoo-plancton para los habitantes del acuario.

La roca viva tiene dos funciones:

  1. La primera la de crear montículos o acantilados, sobre los que colocar sus corales, y que sus peces usaran como sus refugios cuando estén asustados o deseen protegerse de otros habitantes del acuario,
  2. La segunda y probablemente la más importante, es que en su interior se desarrollan bacterias anaerobias (que necesitan muy poco oxígeno) que denitrifican los nitratos, convirtiéndolos a través de un proceso conocido como denitrificación, en nitrógeno y oxígeno gaseoso y agua. La razón de que estas bacterias se desarrollen en el interior de la roca viva, es que al contrario del aire que tiene 21% de oxigeno molecular, lo que equivale a 210.000 ppm (partes por millón), la cantidad de oxigeno molecular disuelto en el agua, oscila entre los 5 y 8 ppm, y es que aunque el agua H2O, contiene un átomo de oxígeno, éste no sirve para la respiración de peces y corales, pues está fuertemente enlazado a los átomos de hidrógeno. El oxígeno que respiran peces e invertebrados, es el que se disuelve desde el aire, mediante un difusor, y sobre todo por el movimiento de la superficie del agua del acuario. Es muy importante, establecer un skimmer de superficie porque la película de grasa que se forma en la superficie del agua de los acuarios impide en gran medida la oxigenación del agua y la eliminación del anhídrido carbónico.
Recomendamos colocar la roca viva formando montículos acantilados, dejando cuevas y grietas entre ellas, donde se ocultarán los peces más tímidos, o los invertebrados a los que les guste protegerse de la luz, pues muchos de ellos son nocturnos. Con objeto de que la estructura formada por la roca viva adquiera estabilidad, las rocas han de apoyarse directamente sobre el fondo de cristal, y nunca sobre el substrato de grava o arena del fondo que se ha de colocar después, y las rocas deben adherirse entre sí con resinas especiales o silicona que encontrará en su tienda de peces. Una mejor opción es perforar la roca viva con un taladro y unirlas con cintas de plástico – o aún mejor con nylon transparente para pescar grueso – que en poco tiempo quedarán ocultas por las algas que crecerán sobre ellas, ello le permitirá desmontar los acantilados y montículos de roca viva, cosa que puede ser muy importante, porque si junto con la roca viva se introduce un habitante indeseado en el acuario, como una gamba mantis o un cangrejito que al hacerse grande se convierte en un depredador de los restantes habitantes del acuario, es casi imposible capturarlo en el acuario, si se esconde en la roca viva fuertemente unida con pegamentos especiales para ello. Con la roca viva, podrá formar en el acuario un acantilado con sus cuevas, o simplemente un o montículo, eso le permitirá colocar a los corales en distintos niveles, de forma que los del fondo reciban menos luz, y mucho más los que ponga en la parte superior, porque, como explicamos anteriormente, los corales se clasifican básicamente en tres grupos: corales blandos que no tienen esqueleto, y que en su inmensa mayoría prefieren una luz moderada y deben colocarse en la parte baja del acuario; corales duros de pólipos largos que necesitan de una luz de intensidad media; y corales duros de pólipos cortos para los que es imprescindible una intensidad de luz alta, por lo que deben colocarse en la parte más alta del acuario, porque no debe olvidar que el agua va filtrando la luz, y que la intensidad lumínica es mucho más alta en la parte superior del acuario que en la del fondo. Es importante que tenga en cuenta que deberá hacer con cierta frecuencia cambios parciales de agua de hasta un 20% de la capacidad del acuario, lo que significa bajar la altura del nivel de agua un 20%. Por tanto, si la altura del acuario es de 50 cm, para cambiar un 20% del agua el nivel bajará a 40 cm. Como los corales duros deben estar siempre sumergidos en el agua, calcule la altura de los acantilados de roca viva de forma que al cambiar un 20% del agua, aún queden 10 cm para los corales duros, lo que significa que la altura máxima para un acantilado de roca viva, en un acuario de 50 cm de altura, no debe sobrepasar los 30 centímetros, y 40 cm si la altura del acuario es de 60 cm. Naturalmente, si coloca corales blandos puede superar esta altura, pues mientras permanezcan húmedos pueden estar fuera del agua, aunque el menos tiempo posible.

Consejo: Le aconsejamos que antes de colocar las rocas vivas en el acuario, haga un pequeño croquis de cómo colocarlas numerando las piezas. Siempre es aconsejable colocar las más grandes y pesadas en las partes más bajas del acuario. No se preocupe por el aspecto inicial de la roca viva, quedará fascinado cuando se cubran de algas coralinas y coloque sobre ella los corales.

¿Cómo madurar roca viva en acuarios marinos?

La maduración de la roca viva

La roca viva está poblada por bacterias aerobias y anerobias, numerosos micro organismos, e incluso por esponjas, gusanos y cangrejos. Una parte de ellos se muere en el transporte, con lo cual si coloca esa roca en el acuario originará una subida muy grande de amoniaco y nitritos, la maduración de la roca viva en acuarios tradicionales puede durar entre 4 y 8 semanas, si tiene un Hydra bastarán unos pocos días. Incluso si le dicen que la roca esta curada no introduzca peces ni corales después de poner la roca viva, sin antes comprobar si el amoniaco (no el amonio, recuerde ha de obtener el amoniaco en una tabla, que lo relaciona con el amonio y el pH del agua de su acuario), es superior a 0,2 ppm y los nitritos a 1 ppm. La toxicidad de los nitritos en agua salada es muy baja porque los receptores del nitrito en los peces e invertebrados, son los mismos receptores del cloro y prefieren recibir el cloro a los nitritos, de hecho se suele achacar a los nitritos una toxicidad más alta que la que tienen porque coexisten con el amoniaco que es, como ya hemos comentado repetidamente muy tóxico. Los tests colorimétricos siempre detectaran cantidades de 0,2 o 0,3 ppm de nitritos, porque no miden concentraciones menores, siempre hay unos niveles ínfimos porque la conversión de nitritos en nitratos no es instantánea.
Aviso importante: La roca viva es carísima porque hay que enviarla por avión y el flete y los gastos de aduanas, son de 6-7 euros por kilo, por eso para abaratar el coste de crear acantilados de roca viva, recomendamos utilizar roca viva fosilizadas, pero eso no significa que no contenga materia orgánica muerta, que suele contener mucha y subirle el amoniaco una barbaridad, no olvide madurarlas como la roca viva, y poniéndola en el acuario sólo cuando compruebe que no desprenden amoniaco en el agua, le recordamos que si pone un Hydra en recipiente aparte con agua salada para madurar la roca viva y la fosilizada, la madurará en menos de una semana.

Cómo hacer frente a una subida inesperada de amoniaco producida por la roca viva mal curada u otras causas

Si nota una subida de amoniaco, (en el caso de los filtros Hydra, es menos probable que se produzca la subida de amoniaco dada su gran capacidad para eliminarlo) que puede ser originada por la muerte de algunos peces o caracoles, o de la introducción de roca viva sin curar, si ve que el amoniaco sube de 0,5 ppm o mejor aún de 0,2 ppm, tenga siempre Amquel de Kordon a mano, un producto anti-amonicaco que con una dosis que debe repetir a las 24 horas, le elimina el amoniaco en una hora. Es muy importante que localice lo que origina la subida del amoniaco, que puede ser un pez, o un coral muerto, para eliminar el problema definitivamente, pues de lo contrario el amoniaco volverá a subir, pasado el efecto del Amquel.

Etiquetas:, , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario