Acuario Nano Reef Revista corales y marinos

Nano Reef

Los acuarios “nano-reef” son pequeños acuarios marinos por debajo de los 100 ltr. En ellos se disponen corales, anémonas, otros invertebrados y peces compatibles con los mismos, cuya belleza en muchos casos rivaliza con la de los más bellos arrecifes coralinos que pueden observarse en la naturaleza. Es importante tener en cuenta que el sistema de filtración del agua difiere de los acuarios de agua dulce. En los nano-reef la conversión de nitritos se realiza en los poros de la roca viva y en la cama de arena. Por ello, a la hora de iniciarse se han de tener en cuenta los siguientes elementos:
La cama de arena
Es un sustrato de arena de mar entre 8 y 10 cm de espesor. Ésta permite la colonización de bacterias que son beneficiosas para nuestro hábitat. Así mismo la cama sirve de refugio para otras especies como crustáceos, cangrejos, gusanos, etc… La eliminación de nitratos se hará con ayuda de las plantas y mediante los cambios de agua.
El agua
Usaremos una sal específica para acuarios de la que tenemos una amplia variedad en el mercado. La densidad de agua deberá ser de 1025 aproximadamente. Abonaremos la misma semanalmente con complementos para acuarios marinos que aportarán a nuestro acuario elementos como el calcio y el yodo. Efectuaremos cambios de agua semanales del 10 al 15% del volumen total. NUNCA debemos rellenar el agua que se ha evaporado con agua salada ya que la sal no se evapora y elevaríamos el nivel de salinidad de nuestro acuario lo que perjudicaría el hábitat del interior. Lo ideal sería rellenarlo con agua destilada o agua producida por ósmosis inversa.
Osmósis inversa
Los acuarios utilizan agua pura, como por ejemplo, agua destilada de venta al público. Utilizar agua destilada es un poco caro, ya que los cambios del agua del acuario son constantes. Como sustituto del agua destilada tenemos la opción de instalar una máquina de ósmosis, cuyo coste pronto se amortiza y que puede llegar a durar mucho tiempo con un buen mantenimiento. La máquina de ósmosis más sencilla es la de 2 etapas, que consta de un filtro de carbón y de una membrana de 50 GPD. Con una máquina de 2 etapas, ya se puede conseguir un agua bastante aceptable para un acuario pequeño con peces que requieran agua blanda y limpia, porque el filtro de carbón activo elimina el cloro y la materia orgánica e inorgánica para proteger y alargar la vida de la membrana. Dependiendo del tamaño del acuario, de las necesidades de las especies habitantes en él, de la dureza del agua de red y demás factores, serían recomendables máquinas de ósmosis con más etapas.
La circulación del agua
Se necesita una circulación interna entre 20 y 30 veces el volumen del acuario. Poe ello es conveniente tener flujos enfrentados para provocar pequeñas turbulencias y no dejar zonas muertas para que no se acumule basura, para tal fin, se podrían usar bombas circulantes. En los acuarios de agua marina, la bomba simula la corriente natural de los arrecifes de coral, la cual provee a los corales con nutrientes y, al mismo tiempo, el resto de habitantes del acuario se benefician del oxígeno del agua. Las bombas de circulación de agua se ocupan de mejorar la corriente de agua y de proporcionar mucho mejor oxígeno a los peces y a otros habitantes del acuario. Además, si colocamos la bomba en dirección a la superficie del agua, evitaremos que se forme una película bacteriana sobre el agua.
Sistemas de filtración del agua
El skimmer o espumador es una elemento del que no nos podemos olvidar ya que es imprescindible para mantener el hábitat en perfectas condiciones. Éste sirve para eliminar los nitratos del agua que son derivados del amoniaco producido por las funciones vitales de los peces. Al tratarse de un espacio reducido, estos niveles se elevan en exceso cosa que no ocurre en su hábitat natural.

Etiquetas:, , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario