Características del agua en acuarios marinos Revista corales y marinos

El agua marina y sus características

El hecho de ver el agua de nuestro acuario transparente no es garantía de que sea la ideal para nuestro peces, plantas u otros organismos. La transparencia del agua puede ocultar los mismos peligros que la que está opaca. Es por ello que conocer el agua marina y sus características es muy importante al igual que ocurre con el agua dulce. Sabemos que el agua del grifo contiene cloro y eso no es nada bueno para nuestros peces, pero también existen otros valores como los del pH, dureza, amoniaco, nitritos y demás que posiblemente a los principiantes no les suenen mucho, pero son igual de importantes para la vida que alberga nuestro acuario.
Nota: ya que hemos puesto el ejemplo del cloro: recordemos que éste se puede eliminar dejando reposar el agua durante varios días o bien con productos específicos.

El pH en acuario marinos

el pH (potencial hidrógeno) es un índice que oscila entre 0 – 14 y nos indica el grado de acidez o alcalinidad del agua. Por ejemplo: si el agua tiene un pH de 7 se le considera neutra, por debajo de 7 se considera ácida y por encima alcalina. Los valores óptimos para nuestro agua de mar se encuentran entre 7.7 y 8.4 (siendo el ideal 8.1). En el siguiente gráfico podremos observar con claridad los colores que suelen utilizar los tests de pH para representar los diferentes valores.   ¿Qué es el pH? Potencial de hidrógeno   Recuerda lo siguiente: los cambios bruscos de pH (la subida/bajada en un punto o más) puede ocasionar graves daños a nuestros peces. Es muy importante tener en cuenta que la escala del pH es una escala logarítmica… lo cual significa que si una muestra de agua tiene un pH de 7 y otra de 8, esta última no es solamente una unidad más alcalina que la primera sino diez veces más. Para que quede claro y por poner otro ejemplo: una muestra de agua con pH de 8 es cien veces más alcalina que una muestra con pH de 6.

¿Por qué es importante el pH?

Pues porque si el pH del agua de nuestro acuario marino no está en el corto rango de 7.7 a 8.4 nuestros peces podrían mostrar signos de acidosis o alcalosis que, como a las personas, les puede originar graves trastornos metabólicos e incluso la muerte.

¿Cómo se mide el pH?

Hay diferentes métodos, cada cual tiene el suyo preferido… aunque lo realmente importante es medir siempre utilizando el mismo sistema; tiras, líquidos o aparatos electrónicos. Por último cabe recordar que también existen productos para modificar el pH del agua de forma segura y que se pueden adquirir en tiendas especializadas.

Dureza del agua en acuarios marinos

La dureza es un índice que indica  la cantidad de sales de calcio y magnesio presentes en el agua. Estas sales pueden ser sulfatos, cloruros, carbonatos o bicarbonatos (además de otras sales usualmente en cantidades mucho menores). Dicha dureza del agua se mide en grados alemanes (ºdH). Para que nos entendamos, un grado alemán, equivale a una parte (1) de carbonato cálcico (CaCO3) disuelto en cien mil (100.000) partes de agua destilada. Otra unidad, quizás menos utilizada, es la de partes por millón o miligramos por litro de agua (ppm) en la cual se entiende que 1 grado de dureza equivale a 17,9 ppm. A continuación mostramos una tabla con ambos índices y su denominación común:  
ppm (CaCO3) ºdH Tipo de agua
0 – 50 Blanda
51 – 100 3º – 6º Moderadamente blanda
101 – 200 6º – 12º Ligeramente dura
201 – 300 12º – 18º Moderadamente dura
301 – 450 18º – 25º Dura
+450 + 25º Muy dura

¿Por qué es importante la dureza del agua?

Pongamos un ejemplo: si tenemos un pez en un acuario, con agua dulce / dura y lo movemos a otro acuario con agua más blanda… debido a la menor salinidad y por el proceso de ósmosis, entrará más agua en nuestro pez y por lo tanto sus riñones deberán trabajar más para eliminar ese exceso de agua. También hay que tener en cuenta que el agua extremadamente dura puede producir cálculos o nefrocalcinosis (presencia de cúmulos de calcio en el riñón) a peces acostumbrados a otros medios más blandos.
Respuesta corta: la dureza del agua afecta a la capacidad de los peces para la osmoregulación y control de sus fluidos.
La dureza del agua también afecta a la regulación de los niveles de calcio en los fluidos del pez. Los peces originarios de entornos en donde el agua es dura, resuelven este problema mediante un eficiente sistema para eliminar el exceso de calcio (gracias a la hormona calcitonina). Por el contrario, los peces que de forma natural viven en entornos con agua blanda, necesitan obtener ese calcio mediante su dieta.

La conductividad en acuarios marinos

La conductividad mide la capacidad del agua para conducir electricidad a través de ella y depende, entre otros, del contenido de sales que contenga (por ello la del agua destilada es prácticamente nula). La conductividad en acuarios se suele medir en microsiemens (µS) y el aparato de medición se llama conductímetro. Hay peces que requieren una baja conductividad, como los discos. Dichos peces prosperan mejor cuando la conductividad es inferior a 200 µS. Por otra parte, los viviparos, viven mejor en aguas con una conductividad alta (superior a los 1.500 µS). Para finalizar este tema es importante anotar lo siguiente: además de la conductividad es necesario conocer las diversas sales que contiene el agua… esto es porque aunque dos muestras de agua tengan la misma conductividad no es lo mismo agua con alto contenido en cloruro sódico que en sales de calcio y magnesio. Esto último se puede averiguar con un test de dureza.
Importante: el agua que denominamos blanda  (3ºdH) es muy poco conductiva, sin embargo, el agua dura (25ºdH) lo es mucho.

Salinidad en acuarios marinos

La salinidad es la cantidad de sales disueltas en una cantidad de agua. Como hemos escrito anteriormente, se considera agua dulce a aquella con un contenido de sales inferior al 1/2  gramo por litro, sin embargo, la del agua salada es de casi 36 gramos por litro (el agua entre estos dos extremos se considera salobre). La salinidad varía con la temperatura. La densidad del agua del mar oscila entre 1023 y 1027 que se mide con un densímetro. Al contrario de lo que ocurre con los peces de agua dulce, donde muchos de ellos se adaptan a un amplio rango de pH, los peces e invertebrados marinos, con algunas excepciones, están adaptados a vivir en medios con un pH de entre 7,7 y 8,4 … de ahí que en los acuarios marinos debamos vigilar el pH y mantenerlo en sus niveles normales mediante cambios de agua.

Amoniacos, nitritos y nitratos

En acuarios nuevos no existen bacterias nitrificantes, que son las encargadas de transformar los gases que aparecen en el acuario debido al ciclo del nitrógeno. Es por ello que a los pocos días de montar un acuario aparecen niveles muy altos de amoniaco, posteriormente se convierte en nitritos y finalmente en nitratos. Pues bien: las dos primeras fases (duran unos 10-12 días), son mortales para los peces… sobre todo la del amoniaco. Por eso se recomienda no poner peces durante las primeras semanas. ¿Qué ocurre en el ciclado de un acuario?
Recordatorio: en un artículo anterior explicamos este tema con todo lujo de detalles. El ciclo biológico

Etiquetas:, , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario